miércoles, 20 de diciembre de 2017

El cantor de tangos aquel

Tengo el alma triste desde que ya no está
el cantor de tangos aquel.
Dicen que lo vieron caminando por Florida.
Dicen que estuvo en el café de los Angelitos.
Dicen que vive en Corrientes tres cuatro ocho.
Dicen que está en Pompeya al llegar al terraplén.
Dicen que se fue más allá de la inundación.
Dicen que en las noches porteñas, 
aún se lo oye cantar con penas de bandoneón.

Tengo el alma triste desde que partió
el cantor de tangos aquel.
Dicen que lo vieron por el caminito de la Boca.
Dicen que estuvo en San Juan y Boedo antiguo.
Dicen que vive en un cuartito azul.
Dicen que está en un caserón de Belgrano.
Dicen que se fue entre las nieblas del Riachuelo.
Dicen que en las noches de luna llena,
aún se lo oye cantar por las calles del arrabal.

Tengo el alma triste porque no va a volver
el cantor de tangos aquel. Ya lo sé…
Pero sus poemas clavados en mi memoria,
aún siguen resonando con el eco de su voz.












Diploma de mérito. XVII Certamen Poético.
Centro Cultural del Tango Zona Norte.
San Isidro. Buenos Aires. Argentina. Diciembre 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario