viernes, 17 de noviembre de 2017

ALGUNAS OBRAS PUBLICADAS, CON MENCIONES O DISTINCIONES EN CONCURSOS LITERARIOS

Todo lo relacionado con mis obras literarias sobre el ajedrez, se puede ver en mi blog: http://ajedrezyliteratura.blogspot.com/  
En mi PÁGINA de GOOGLE se enlazan los trabajos literarios que se van publicando en la WEB.
En MI CANAL DE YOU TUBE se pueden ver mis videos favoritos. 
En mi página de FACEBOOK  pueden seguirse mis actividades literarias generales.
 

Desnudo en la noche

Al llegar la noche de otoño
aguardando la inspiración,
sentí la frescura del parque
envuelto en el cielo estrellado.

Las hojas secas en el piso
eran movidas por el viento,
mientras los árboles desnudos
reclamaban sus abrigos.

Y cuando el cielo se hizo luna,
al vislumbrar la poesía,
me encontré añorando desnudo
el cálido ardor de sus besos.



Finalista I Concurso de Poesía Tiempo de otoño.
Tu Concurso Literario. España. Noviembre 2017.

Otoño triste

Nada me queda en esta casa más que mi corazón envuelto en la tristeza, mientras observo por la ventana como lentamente las hojas van cayendo de los árboles, en este frío atardecer de otoño. Mi esperanza se va desvaneciendo al terminar este primer día de otoño sin tu presencia. Es duro soportar esta soledad, esperando permanentemente que vuelvas, pero no puedo detener el tiempo, y los minutos corren junto a mis ojos humedecidos por las lágrimas.
Los días de otoño oscurecen cada vez más rápido, las noches se alargan y los segundos incrementan mi ansiedad de verte. Siempre sueño que regresas y luego se desespera mi alma, cuando no estás conmigo al despertar. Sólo me  queda una migaja de esperanza y cada día que pasa estoy más convencido de que no volverás, aunque hay muchos días por venir, tal vez demasiados en este triste otoño. 
Solía mirar el tiempo pasar y envuelto en tu sonrisa me encontraba dichoso, pero ahora siento que envejezco cada día que pasa sin verte. Soy conciente que estoy transitando por un romanticismo absurdo y es claro que a fin de seguir viviendo tendría que buscar otro amor y olvidarte para siempre, pero la cruel realidad es que en este otoño sin tu amor, presiento que moriré de pena.



Finalista I Concurso de Cuento breve Tiempo de otoño.
Tu Concurso Literario. España. Noviembre 2017.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Llega el otoño

Con el verdor de marrón ya teñido
en el parque los árboles padecen,
mientras las bellas flores desfallecen
perdiendo de a poco su colorido.

Los pájaros emiten un quejido
cuando los días de otoño aparecen,
y en seguros lugares se guarecen
construyendo con amor cada nido.

En esa época desde muy temprano
el intenso viento sopla incesante,
haciendo caer las hojas al suelo.

Y al terminar el calor del verano
en un paisaje del parque cambiante,
va llegando el clima frío del cielo.



Finalista II Concurso de Sonetos Otoño.
Concursos Literarios en Español. España. Noviembre 2017.

El otoño del príncipe

El viejo príncipe azul montado en su caballo miraba las hojas caídas mientras se dirigía por el parque al castillo, pensado que también para él había llegado el otoño. Pero ahora estaba en este mundo moderno, imaginado rejuvenecer cuando volviera la primavera, como lo harían esos árboles con nuevas ramas, hojas y flores. Metió la mano en el bolsillo y extrajo el celular para comprobar la veracidad de lo ocurrido. En él se leía claramente que ella le había contestado  “Sí, quiero ser tu novia”…



Finalista II Concurso de Micronarrativa Otoño.
Concursos Literarios en Español. España. Noviembre 2017.

Mi otoño

En este otoño quiero hacer repaso,
un balance de mi vida interior,
de lo aportado, sin valor acaso
y de lo que me han dado con amor.

También llegó mi otoño y no me enojo
ello no cambia el camino a seguir,
nadie decide el destino a su antojo
pero en primavera quiero morir.




Finalista II Concurso de Micropoesía Otoño.
Concursos Literarios en Español. España. Noviembre 2017.


martes, 14 de noviembre de 2017

Amor ausente

No me jures nunca
que sientes amor
si aún te falta un peldaño.
Amar es una apetencia
y no el fingir un deseo.
No me jures nunca
que sientes amor
si aún no te ha llegado. 



Finalista III Concurso de Minipoemas La Lupa. 
Mundo Escritura. España. Noviembre 2017.

Revisión literaria

Cuando el escritor llegó al final de la novela, se dio cuenta que había descripto a un protagonista honesto y sincero, y que luego se lo había olvidado en el fragor de esa intrincada historia de misterio y terror. Entonces, volvió al comienzo de su obra y clavándole su afilada pluma eliminó al personaje. Por último, ocultó la existencia del cadáver entre las divagaciones del prólogo y limpió la sangre derramada para que el editor del libro no lo descubriera.


 

Ganador III Concurso de Minicuentos "La Lupa".

Mundo Escritura. España. Noviembre 2017.

 

Lejos de mí

Sentado en un banco del parque, veía como el sol de la tarde iba tornándose dorado al caer en el ocaso, cuando ella apareció otra vez. Pero se hallaba lejos de mi amor, lejos de mi soledad, lejos de mi sufrir. Luego que el sol agonizara entre las sombras y se encendieran las farolas, ella me dijo:
― Quédate aquí conmigo hasta que salga la luna.
Y decidí quedarme, aunque sabia lo lejos que se encontraba de mí. Hasta que como todas las noches, su bella imagen se esfumó bajo la luz de la luna.



Finalista III Concurso de Microrrelatos Nuestros Mayores.
El Muro del Escritor. España. Noviembre 2017.

Sonámbulo

Hay un sonámbulo que vive conmigo en la noche,
percibo sus pasos y luego se sienta en mi cama.
Se queda en silencio y su vista recorre la pieza,
permanece inmóvil y deja caer la cabeza.
También él es viejo y al igual que yo vive solo,
está muy apenado y lagrimea entre las sombras.
Trato de alcanzarlo para poder tomar su mano,
y me quedo aferrado a él, esperando despertar.



Finalista III Concurso de Micropoemas Nuestros Mayores.
El Muro del Escritor. España. Noviembre 2017.


lunes, 13 de noviembre de 2017

Niño travieso

Siempre había sido un niño travieso y un día de primavera, queriendo volar como una mariposa, se tiró del quinto piso del balcón de su departamento. Las investigaciones que se realizaron para verificar las causas del suicidio, nunca pudieron descubrir los síntomas de niñez había en el alma del anciano.



Finalista III Certamen Literario de Microrrelatos.
Letras como Espada. España. Noviembre 2017. 

Indio Viejo

Bajando de las montañas va el indio viejo,
paso a paso, junto a su mula y a su perro.
A veces va cerca del borde, a veces lejos,
por las sendas salvajes del nevado cerro.

Nunca pidió nada a nadie, el del tranco lerdo,
tal vez su pobreza no precise dinero.
De su imagen todo el pueblo tiene recuerdos,
con su tez cobriza y su vincha por sombrero.

El indio al bajar no quiere saber de treguas,
ya que parar, sería morir en el hielo.
Sus ojos añoran los espejos del agua,
y el arco iris, entre las montañas y el cielo.

Marcha despacio, sin detenerse un momento,
con su perro, su mula y su cuerpo encorvado.
Nunca sus ojos están tristes o contentos, 
porque al indio, ciego los años lo han dejado.





Finalista III Certamen Literario de poesías.
Letras como Espada. España. Noviembre 2017.

El silencio

Esas palabras
no parecen veraces
frente al silencio.

Su callar tenso
mete mucho más miedo
que un arma blanca.

El cofre antiguo
guarda viejos silencios
con un candado.

Sólo sus ojos
resultan comprensibles
cuando se calla.

Sin argumentos
para rebatir algo
hace silencio.

Avergonzado
sus insultos se apagan
rápidamente.



Finalista Certamen de Haikus Kobayashi Issa.
Letras como Espada. España. Noviembre 2017.

lunes, 30 de octubre de 2017

Un triste día e invierno

El padre estaba tomando un café sentado en la barra del bar, cuando vio por el espejo del mostrador entrar a su hijo con el pelo mojado en ese triste día de invierno de lluvia torrencial, chapoteando y tiritando de frío. Estaba seguro que su hijo no sabía que él era su padre.
El hijo se acercó a su padre y con sus dedos crispados le tocó suavemente el hombro y le dijo “hola” con voz entrecortada y mientras pedía un café al barman, se sentó en la barra junto a él. Estaba seguro que su padre no sabía que él era su hijo.
Como ocurría siempre que se encontraban en ese bar desde el inicio de ese invierno, no supieron que decirse y ambos respetaron el silencio. Después de tantos días bien podría alguno de ellos haber revelado al otro el secreto, pero cuando estaban juntos, siempre se les hacía un nudo en la garganta. El hijo tomó rápidamente el café y luego se despidió con un “adiós”.
Antes de salir del bar, el hijo observó en el espejo del mostrador la imagen abatida del rostro de su padre sentado en la barra, con su frente surcada de arrugas y a su vez, el padre divisó el rostro apesadumbrado de su hijo saliendo del bar bajo esa intensa lluvia, en ese triste y frío día de invierno. 
Por suerte, esta historia tuvo un final feliz en ese mismo bar al llegar la primavera, cuando esas dos almas en pena lograron compartir su secreto.











Seleccionado Concurso Literario de relato breve.
Incluido en el libro Historias de otoño e invierno.
Asociación Letras con Arte. España. Octubre 2017.

viernes, 13 de octubre de 2017

Amor pasional

Ella veía como la luz de la luna llena se reflejaba en su camisa, que parecía más blanca sobre su piel oscura y como sus firmes dedos aferraban la rueda del timón. Cada tanto una ola los alcanzaba y rompía delicadamente salpicando sus pies. Él estaba descalzo y ella también. Los pies blancos y pequeños de ella, parecían más pálidos, junto a los oscuros de él. Un escalofrío la invadía en cada oleada de espuma, dado que era fresca esa noche estival.
Adelante, y ya más cerca, la esperaban en el puerto otra vez los rumores y malicias de la gente. Poco le importaba lo que decían de ella. Como podía explicar que era muy feliz y que la vida se había convertido en una copa de agua fresca y ella no quería morir de sed. Que nunca ella había navegado y ahora en el barco disfrutaba de puerto en puerto y de río en mar. Que comían corvina recién pescada, acompañada con cerveza helada en las aguas cálidas del río, y sopa caliente con vino tinto en las frías aguas del mar.
Como podía explicar ella que se amaban como conejos en la cucheta y como gaviotas en la cubierta bajo el sol. Que a ella no le importaba  lo que decían, lo que hablaban, lo que sabían. Que pensaba que él era sólo de ella y que ninguna mujer se lo podía robar. Mientras seguía viendo los reflejos de la luna llena en su camisa blanca, que remarcaban la piel oscura de él, estaba segura y satisfecha, porque ningún otro hombre del mundo podría lograr poseerla con tanta pasión.









Finalista II Concurso de cuento breve: amor amor.
Incluido en el libro El sueño.
Tu Concurso Literario. España. Octubre 2017.