martes, 11 de diciembre de 2018

ALGUNAS OBRAS PUBLICADAS, CON MENCIONES O DISTINCIONES EN CONCURSOS LITERARIOS

Todo lo relacionado con mis obras literarias sobre el ajedrez, se puede ver en mi blog: http://ajedrezyliteratura.blogspot.com/  
En mi PÁGINA de GOOGLE se enlazan los trabajos literarios que se van publicando en la WEB.
En MI CANAL DE YOU TUBE se pueden ver mis videos favoritos. 
En mi página de FACEBOOK  pueden seguirse mis actividades literarias generales.

Noche sin luna

En esa tarde oscura
a su corazón de poeta
el tormento lo acuna.

Es que al llegar la noche
los fantasmas del parque
han asustado a la luna.
 


IV Concurso de Micropoemas: Queridos fantasmas.
El Muro del Escritor. España. Diciembre 2018.

Plazoleta abandonada

Como todas las noches sufro de soledad parado bajo un sauce llorón en esta plazoleta abandonada. Al no haber farolas, todo el paisaje hoy está teñido de gris, bajo la luz espectral de la luna llena. A un costado hay un viejo coche desvencijado, junto a unos leños apilados y una fuente ya sin agua.
Un vecino al verme a lo lejos escapa con pasos apurados, mientras su perro emite unos aullidos lastimeros. Es que por las noches nadie quiere acompañar al fantasma de esta plazoleta abandonada.
 

 
IV Concurso de Microrrelatos: Queridos fantasmas.
El Muro del Escritor. España. Diciembre 2018.

lunes, 10 de diciembre de 2018

Por la paz

Al ver las armas que están fabricando
destinadas a provocar la guerra,
en la memoria un recuerdo me aterra
de países hermanos peleando.

Como los hombres se siguen matando
reclamemos la paz que amor encierra,
para que termine el odio en la tierra
y la bonanza nos vaya alcanzando.

La guerra produce calamidades,
por eso obtener la paz es urgente
como objetivo de las sociedades.

El ser humano debe ser conciente,
que la paz da las oportunidades
de vivir un promisorio presente.


 

Finalista II Certamen de Sonetos: Luis de Gongora.
Letras como Espada. España. Diciembre 2018.

Esperanzas

Una esperanza
estaba peleada
con la impaciencia.

En los amores
siempre hay incertidumbres
con esperanzas.

En el ocaso
la luna es la esperanza
de los poetas.

Ese indigente
no tenía otra ayuda
que la esperanza.

Las esperanzas
mantenían despiertos
todos sus sueños.

Volvió a casarse
y ganó la esperanza
a su experiencia.


 

Finalista IV Certamen de Haikus: Yosa Buson.
Letras como Espada. España. Diciembre 2018.

Es solo un sueño

¿Veo una sombra que se aleja,
o es un coche que se escapa?
La herida apenas duele,
la sangre brota fácil.
Oigo sollozos cercanos.
Por favor … ¡No lloren!
Es sólo un sueño…
 
¿Veo una nube que se aleja,
o es mi alma que se escapa?
L
a herida ya no duele,
la sangre ya no brota.
Oigo sollozos lejanos.
Por favor … ¡No lloren!
Es sólo un sueño…


 
Finalista IV Certamen de Poesías: Noviembre.
Letras como Espada. España. Diciembre 2018.

A falta de luna, bueno es el sol

En una noche nublada, un poeta sentado en un banco del parque, buscó inútilmente componer una poesía inspirándose en la luna, hasta que se quedó dormido. Al despertarse, las penumbras ya empezaban a disiparse para dar paso a la claridad del alba. Entonces, al ver la estatua de bronce de un prócer, que montado sobre su noble corcel señalaba hacia el cielo azulado, compuso finalmente una poesía de ese hermoso amanecer, inspirado en la belleza del sol naciendo en el horizonte con su manto dorado.
 

 

Finalista IV Certamen de Microrrelatos: Noviembre.
Letras como Espada. España. Diciembre 2018.

jueves, 22 de noviembre de 2018

Sombras y agonía

El sol cae en el ocaso
y mientras va enrojeciendo
mi inspiración se ilumina,
al ver los tonos dorados
encarnados en las nubes.
 
Cuando el sol muere en el cielo
la noche apaga sus luces
como también a mis versos,
que ya carentes de letras
agonizan en las sombras.


 









Seleccionado IV Concurso de poesías nocturnas.
Incluido en el libro: Poetas Nocturnos IV.
Diversidad Literaria. España.Noviembre 2018.

martes, 20 de noviembre de 2018

La botella misteriosa

Luego de numerosas investigaciones y operaciones en la que había participado activamente como Oficial del Departamento de Policía, pudieron finalmente capturar a una banda mafiosa que se dedicaban a pedir colaboraciones a muchos comerciantes de la Ciudad, a los que habían puesto en jaque con sus permanentes amenazas. Lamentablemente cuando ya lo tenían cercado al capo de la mafia, éste pudo huir amenazándolo de muerte. Cuando se enteró que posiblemente se había refugiado en alguna isla de la Región, tuvieron que solicitar la intervención de la Prefectura Marítima para que le siga la pista y lo detenga.
Como se produjo un impasse en esa tarea y tenía bastante alterado los nervios, planificó unas vacaciones de descanso con su pequeña embarcación, para realizar un placentero itinerario de puerto en puerto y de río en mar, por las diferentes costas de la Región. En una tarde muy calurosa mientras el sol intenso caía con fuerza desde cielo, se encontraba en la soledad reinante envuelto en una cálida brisa marina, navegando en forma tranquila y distendida sobre las suaves olas del mar, cuando repentinamente percibíó un ruido en el casco que le llamó la atención.
Cuando muy intrigado fijó la vista sobre la superficie del mar que había dejado atrás, observó por un instante el brillo de un objeto que se había interpuesto en la trayectoria de su barco. Evidentemente se trataba de algo pequeño que estaba flotando a la deriva, pero cuando trató de volver a verlo, sólo pudo distinguir la pequeña estela que dejaba el barco al avanzar por el mar. Entonces, giró el timón suavemente y retornó lentamente para tratar de hallar algún rastro, mientras el sol ejercía a pleno el influjo de su reinado y lo sometía sin piedad al rigor de sus rayos.
Estaba por abandonar la búsqueda, cuando apareció nuevamente aquel objeto brilloso unos metros más adelante. Al llegar hacia él, pudo verificar que se trataba de una botella de vidrio flotando en el agua, cerrada con un tapón de corcho. Al izarla, después de unos instantes de sorpresa, verificó que en su interior había una pequeñísima maqueta que representaba una extraña isla arbolada. Y entonces, bajo ese sol intenso, trató de extraer el tapón de corcho que estaba firmemente adherido a la botella, para verificar si contenía además algún mensaje.
Fue allí, cuando al tratar de extraer el tapón, se rompió en astillas el pico de vidrio de la botella y sin saber el motivo, se encontró de pronto inmerso en aquella misteriosa isla representada en el interior de la botella, en otra dimensión de espacio y tiempo. La vegetación del lugar no le permitía verificar visualmente los alrededores y al sentir esa particular y ominosa sensación que produce el miedo a lo desconocido, recorrió la pequeña isla de un lado a otro como si fuera un animal enjaulado.
En un momento dado, y encandilado por el intenso sol, le pareció ver la sombra de un hombre que se desplazaba detrás de unos árboles. Desesperado comenzó a gritarle con la esperanza que le respondiera, pero como nadie le contestó, pensó que seguramente había sido una ilusión óptica. La situación era enloquecedora porque el tiempo transcurría y su mente se negaba a asimilar la situación irreal en la que se encontraba.
En una de las tantas idas y venidas por la isla, vio algo pequeño que brillaba oculto entre unas plantas y se abalanzó sobre él con ansiedad. Era la botella de vidrio con el pico astillado, que estaba tirada junto al tapón de corcho. Entonces alzó la botella y la sostuvo en la mano, contemplándola una y otra vez, como hipnotizado por la incredulidad. Ella constituía la única prueba que verificaba que había estado en el barco, y era el ancla que lo mantenía amarrado a la certeza real de su existencia.
De pronto, volvió a observar otra vez esa sombra que se deslizaba tras de un árbol, y en una acción desesperada arrojó hacia allí la botella que tenía en su mano con todas las fuerzas que pudo y casi de inmediato escuchó un alarido desgarrador que rompió el silencio de la tarde. Rápidamente se dirigíó corriendo hacia ese lugar, mientras todo a su alrededor se volvía borroso e irreal, hasta que al llegar emitió una exclamación de espanto al encontrar tirado sobre el piso de tierra y bajo el sol, al cuerpo del mafioso.
Éste yacía desgarbado, con el pico de vidrio astillado de la botella clavada en su pecho, temblando en una lenta agonía, en tanto su cuerpo, bajo los efectos de los rayos del sol, se iba derritiendo con sus ojos abiertos y una mueca macabra en su boca. Completamente sorprendido y aterrorizado ante esa tétrica visión, observó como se diluía lentamente su cuerpo, formando un charco burbujeante y espumoso en el lugar donde se encontraba tendido.
Fue allí que se recuperó de su desmayo, al despertarse tirado sobre la dura cubierta del barco con el tapón y la botella rota a su lado. El sol lo golpeaba sin misericordia y al poner la mano sobre su cabeza advirtió que su cabello ardía, mientras sentía la boca pastosa y la lengua reseca. Entonces, se reincorporó como pudo y cuando fue a protegerme del sol y tomar algo fresco en el camarote para reanimarse, observó a lo lejos, inmerso en ese tibio aire marino que todo lo inundaba de salitre, como la espuma del mar besaba la silueta de las playas de aquella pequeña y misteriosa isla en el mar, que le parecía que lo llamaba para que fuera a investigarla.














Seleccionado VIII Convocatoria de Relatos.
Publicado en la Revista Nº 11.
Revista La Sirena Varada. Mexico.Noviembre 2018.

jueves, 15 de noviembre de 2018

Tiempo de otoño

Por los vidrios de la ventana
unos rayos de luz se escurren
en un día nublado y frío.

Mientras escribo unas estrofas
que a mi espíritu lo sosiegan
el tiempo de otoño trascurre.

Y en el reloj cucu colgado
un pajarito me recuerda 
el triste pasar de mi vida.
 








Finalista III Concurso de micropoesía: Otoño.
Incluido en el libro: En la distancia.
Concursos Literarios en Español. España. Noviembre 2018.

La luna oculta

A la luna oculta su bella faz
una capa de hollín que como plaga,
a su luz con un velo oscuro apaga
aparentando ser un antifaz.

Marcándole su destino falaz
desde la tierra el humo se propaga,
y esa polución es como una daga
que al aire el humano lanza rapaz.

La luna del poeta se ha eclipsado
por la tierra que agoniza seriamente,
y con un manto negro la ha tapado.

Y en ese triste medioambiente
el sol en el ocaso esta angustiado,
porque la luna no se hace presente.









Finalista IV Concurso de Sonetos: La lupa.
Incluido en el libro: Calor de tus palabras.
Mundo Escritura. España. Noviembre 2018.

Sueño juvenil

Mi sueño fue un universo estrellado
en la que tú flotabas como un hada,
yo era joven y atraje tu mirada
en un tiempo que fui tu ángel alado.

Aquel amor terminó por tu lado
y para ti fue una cosa olvidada,
pero en mi mente quedaste fijada
en medio de la niebla del pasado.

El tiempo fue cubriendo sin aflojes
con cenizas esas horas hermosas
de las que en mi juventud yo fui dueño.

Y ahora mi alma vive en los relojes
que lanzan sus saetas venenosas
sobre la blanca esfera de aquel sueño.









Finalista III Concurso de sonetos: Otoño.
Incluido en el libro: En la distancia.
Concursos Literarios en Español. España. Noviembre 2018.

Chaparrón de verano

Las gotas que provienen desde lo alto
son juguetes de nubes divertidas,
y en espejos de charcos del asfalto
se refleja la luna distraída.

Mas una nube oscura se desliza
montada sobre el viento que ha traído,
ahora es vendaval la anterior brisa
y vuelan hojas de un árbol caído.

Surgen relámpagos con su tronada
que alumbran reflejando el horizonte,
las ráfagas van en lenta escalada
y rugen como fieras en el monte.

Un cartel luminoso que ha volado
cae sobre una vidriera entornada,
mientras la nube al cielo ha encapotado
y diluvia con ansia desatada.

Mas la nube se va rápidamente
con la lluvia y el viento de la mano,
y en breve, sólo queda un remanente
de ese fuerte chaparrón de verano.

Algunas ramas juegan en la esquina
haciéndole cosquillas al cordón,
y la luna, curiosa y femenina
se asoma entre unas nubes de algodón. 



 







Finalista III Concurso de poesía: Noches de poesía.
Incluido en el libro: Noches de poesía.
Asociación Letras con Arte. España. Noviembre 2018.

Frío otoñal

La mañana otoñal estaba fría
pero al percibir los rayos del sol,
mi espíritu se olvidó de la angustia
porque su calidez inundó mi alma.

Y como si fuera un arte de magia
me resurgió en el parque aquel amor,
al abrirse el álbum de los recuerdos
de aquel inventario de mi pasado.

Al volver a aquellos años de vida
donde compartíamos alegrías,
sentí que ella se hallaba junto a mí
riéndose de la crueldad del destino.

Mas al cubrir unas nubes el sol
su calidez dejó de inundar mi alma,
y el frío otoñal me trajo la angustia
del amor que la muerte se llevó.
 


 






Finalista III Concurso de cuento breve: Tiempo de otoño.
Incluido en el libro: Meditaciones. 
Tu Concurso Literario. España. Noviembre 2018.

El eslabón perdido

Era un joven y esbelto humanoide extraterrestre, que hacía mucho tiempo había comenzado un viaje intergaláctico y estaba perdido en el universo. La única alternativa que tuvo de salvarse, fue la de eyectarse de la nave con su paracaídas en este hermoso planeta azulado, que era muy similar al suyo. Durante el descenso quedó embargado por la belleza de la vegetación y la calidez del clima de lugar y pensó en la suerte que tendrían los seres que lo habitaran en vivir en ese paraíso.
Pero al caer bruscamente sobre el barro en el claro de un bosque, sintió un intenso dolor en una costilla y para calmarse se desnudó, sacándose la indumentaria espacial que tanto le molestaba. Luego, buscando reponerse, se recostó de espaldas sobre su paracaídas que estaba apoyado sobre el blando y fangoso suelo.
En ese momento divisó a lo lejos una enorme serpiente enroscada en el tronco de un árbol de manzana, pero no tuvo tiempo de sobresaltarse, porque emergió sorpresivamente del follaje un hermoso ejemplar de simio hembra, quien se le acercó caminando semierecta y mientras lo miraba dulcemente con ojos embelezados, le ofreció con su mano una manzana que estaba comiendo.
Dicen algunas malas lenguas, que fue justamente en ese preciso instante, cuando hace millones de años se produjo en el planeta tierra el salto genético evolutivo que dio origen a la humanidad.
 










Ganador III Concurso de cuento breve: Tiempo de otoño.
Incluido en el libro: Meditaciones.
Tu Concurso Literario. España. Noviembre 2018.