miércoles, 30 de agosto de 2017

Viaje de vacaciones

Un hombre de extraño aspecto bajó del autobús en una parada de servicio, en un bar ubicado junto a la ruta. Un artesano que estaba en la puerta despertó su interés y luego de revisar durante algún tiempo sus productos le preguntó el precio de uno de ellos, mirándolo fijamente a los ojos, y sin esperar repuesta, ascendió rápidamente al autobús.
Una vez allí, se sentó en el asiento junto a la ventanilla, sin quitar la vista del vendedor, que parado con la mercadería en la mano, miraba hacia el autobús con el rostro demudado por el espanto. El artesano quería gritar con desesperación, pero habia quedado paralizado con una sensación de entumecimiento mortal. Mientras el autobús se ponía en movimiento y maniobraba para retomar el camino, vio como varias personas del bar corrieron para tratar de auxiliarlo.
― Creerán que fue el calor ―,  pensó sonriendo con ironía . Y mientras ese lugar quedaba atrás, se dedicó a contemplar el paisaje, esperando con paciencia el arribo de la parada siguiente, gozando de antemano por su próxima víctima en ese maléfico viaje de vacaciones de Lucifer, encarnado en la figura de ese hombre.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalista XII Concurso de microrrelatos de Viajes.

Incluido en el libro Jartum.

Moleskin. España. Agosto 2017.


 



viernes, 25 de agosto de 2017

Brisas del amanecer

Ella miró el reloj y consideró que era temprano, dado que aún faltaban unos minutos para que abrieran. Levantó la vista al cielo, como si él desde allí la hubiese llamado. El firmamento lucía límpido, con unas pocas nubes alargadas que se deslizaban majestuosas. Suspiró profundamente, llenando sus pulmones con el aire fresco del amanecer, mientras esperaba para ponerle flores en su tumba.


 

 

 

 

 

 

 

 

Seleccionado II Concurso literario de microrrelatos. 

Escritores del alba.  

Incluido en el libro Escritores al alba II.

Diversidad Literaria. España. Agosto 2017.


martes, 22 de agosto de 2017

Docente y poeta

Pude ser aquel pastor que en la sierra
cuidó con mucho celo a su majada.
Pude ser un peón que hendió la tierra
con el acero de su noble azada.

Pude ser el labriego que sembró
en el terreno fértil o infecundo.
Pude ser un minero que buscó
la riqueza en el suelo más profundo.

Pude ser hachero abriendo picadas
en la maraña de la selva umbría.
Pude ser un arriero de alboradas
que utilizó las huellas como guía.

Pude ser albañil que alzó la casa
albergando esperanzas de un mañana.
Pude ser panadero que en la masa
usó levadura del alma humana.

Todo eso yo también pude haber sido,
mas con las poesías en mi mente,
de mi labor no estoy arrepentido.
Deseaba educar y fui docente.

Cada trabajo tiene su sentido.
Si en poesía el amor es la meta
y el sendero de enseñar se ha elegido,
un docente bien puede ser poeta.












Seleccionado en Convocatoria de poesías.
Revista El Rendar. Argentina. Julio 2017

jueves, 17 de agosto de 2017

Hacia mi pueblo

Me dirijo hacia mi pueblo
porque mi meta es volver,
mas no apresuro mi paso
en mi diario quehacer.

Avanzo en ese camino
y al volver la vista atrás,
queda mi rastro en la vida
que ya no veré jamás.

Se me hace larga la senda
que yo debo transitar,
para llegar al destino
con el tiempo en su pasar.

Quizás se extienda por años
y que llegue en mi vejez,
pero el regreso he emprendido
y arribaré alguna vez.


 


 

 

 

 

 

 

 

 

Finalista II Concurso de poesía. Viajes.

Incluido en el libro: Viaje de ida.

Tu Concurso Literario. España. Agosto 2017.

Pereza de un viajero

En esa mañana lluviosa de primavera, mira hacia el techo de su dormitorio y al escuchar las gotas que repiquetean sobre las chapas, deja volar su imaginación, sin ganas de levantarse de la cama. Es un hombre joven y dinámico, pero en un día de lluvia como éste lo envuelve la pereza, y piensa seguir durmiendo para tomarse un descanso de su rutinario viajar como guía de turismo. Por las rendijas de la persiana de la ventana se cuela un hilito de claridad, que ilumina la mesa con los folletos que hoy tendría que entregar en la excursión al contingente turístico. 
Cuando gira la cabeza y mira hacia el reloj de la mesita de luz se sobresalta, porque son las ocho de la mañana y la combi ya tendría que haber partido. Ve que la alarma esta puesta a las seis y se alegra que no haya sonado para despertarlo con el sonido estridente de su campanilla, en un día lluvioso como éste. Entonces, con una sensación plena de felicidad, se deja llevar por la pereza y se echa boca abajo para seguir durmiendo.
Es allí, cuando repentinamente lo despierta la estrepitosa alarma del reloj. Son las seis de la mañana y rodeado del silencio, ve asomar por la ventana la claridad del amanecer con la incipiente luz del sol, presagiando un agradable día primaveral, mientras que su mente confundida, aún no llega a comprender si tuvo un soñar o un despertar verdaderos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalista II Concurso de cuentos breves. Viajes.

Incluido en el libro: Viaje de ida.

Tu Concurso Literario. España. Agosto 2017.

El perfume del parque

En un banco del parque estoy sentado
percibiendo el aroma de las flores,
y al recordar en ella tus fulgores
evoco los momentos del pasado.

Ese pensar me transporta embriagado
hacia el tiempo aquel de nuestros amores,
mas se van diluyendo esos colores
en un final amargo y desolado.

Entonces, ese perfume del parque
me conduce a otro lugar con tristeza,
que yo siempre frecuento para verte.

Y ello hace que mi espíritu se embarque
a los momentos que con entereza,
enfrentaste al destino y a la muerte.












Mención especial I Concurso de sonetos. 
Incluido en el libro: Vivir y contar.
Concursos Literarios en Español. España, Agosto 2017.

miércoles, 16 de agosto de 2017

Cita en un día de lluvia

La ira del cielo arrastra sin piedad a las nubes, 
y el poeta tiene los ojos nublados de ese cielo. 
El olor a tierra mojada le da temor que no venga, 
y su ansiedad  repiquetea en el techo de chapa. 
Las luces de afuera multiplican las gotas de agua,
y todo se distorsiona en las ventanas salpicadas.
Sale con el paraguas bajo la lluvia para ir a la cita,
y en esa tarde torrencial se encuentra con ella. 
Luego del húmedo beso, la lluvia se hace poesía, 
y su alma imagina el arco iris, con la puesta del sol.











Finalista II Concurso de micropoesía.
Incluido en el libro: Vivir y contar.
Concursos Literarios en Español. España. Agosto 2017.

Tonalidades del amanecer

Cuando en esa primavera las penumbras del parque empezaron a disiparse para dar paso al incipiente amanecer, el pintor buscaba componer su obra envuelto en las tonalidades del paisaje de color que le otorgaba la luz. Y entonces, se inspiró entusiasmado en la estatua de bronce del prócer, quien montado sobre su noble corcel, saludaba con su espada al sol emergiendo radiante en el horizonte, el que era sostenido en el cielo azulado por un manto dorado.
 










Finalista II Concurso de micronarrativa.
Incluido en el libro: Vivir y contar.
Concursos Literarios en Español. España. Agosto 2017.


Dolor de ausencia

El tiempo que se fue prolongando en ese lejano viaje de estudios, ha ido devastando su alma de escritor, de tal modo, que en la soledad que lo rodea ya no sabe quien es, desesperado por volver a verla. El dolor de su ausencia angustian de tal forma sus pensamientos, que en un momento dado ya no puede hilvanar palabras. Pero una llamada anunciándole su regreso envuelta en la ternura de su voz, inspira nuevamente su pasión por la escritura.












Finalista II Concurso de minicuentos Hilvanando palabras.
Incluido en el libro: Palabras y silencios.
Mundo Escritura. España. Agosto 2017.

Las palabras

Las palabras me envuelven
me proponen poesía,
se apoderan de mi mente
y me inspiran fantasías.

Al ser esclavo de ellas
se adueñan de mí vida,
y  con estrofas bellas
a mi corazón convidan.

 








Finalista II Concurso de minipoemas. Hilvanando palabras.
Incluido en el libro: Palabras y silencios.
Mundo Escritura. España. Agosto 2017.

Lentes protectores

Sentada en un banco del parque la viejita dispersó un puñado de cereal sobre el piso. Como por arte de magia, surgieron desde el cielo varias palomas que se apiñaron para picotear el alimento. Hacía tiempo que les daba de comer y le divertía hacerlo. De pronto, apareció un pájaro extraño que luego de revolotear hasta acercarse a ella, atraido por el reflejo de sus lentes se arrojó con sus garras hacia sus ojos. Por suerte éstos la protegieron y con su bastón pudo ahuyentar al agresor.













Finalista III Concurso literario microrrelatos El muro.
Incluido en el libro: Destierro.
Muro del Escritor. España. Agosto 2017.



Poema inconcluso

El poeta cerró sus ojos lentamente,
en el ocaso postrer de su postrer día.
El deseaba describir aquel poniente
mas su poema inconcluso quedaría.

Los goznes rechinaron en la puerta
y la sombra de una sombra quedó quieta.
Un ángel contempló a aquel poeta
y besó con amor su frente muerta.











Finalista III Concurso literario micropoemas El muro.
Incluido en el libro: Destierro.
Muro del Escritor. España. Agosto 2017.

martes, 15 de agosto de 2017

Inspiración en la noche

Viendo en un banco del parque caer el sol en el ocaso, con las incipientes sombras de la noche se desató mi inspiración. Las palabras me llamaron y con una lluvia de letras compuse unas estrofas de un amor inalcanzable, envuelto en la triste soledad de mi vida. De pronto, apareció la imagen de ella entre la luna y las estrellas, y por unos momentos pude disfrutar de esos versos, al apaciguarse mi dolor.











Finalista III Certamen Literario Microrrelatos Mesa de Ocaña.
Incluido en el libro: Señales que procuran mi amor.
Letras como Espada. España. Agosto 2017.

Lágrimas de despedida

Me hieren el alma como si fueran abrojos,
esas perlas transparentes de tu mirar.
Y las lágrimas aparecen en tus ojos,
pensando si algún día podrás olvidar.

Veo correr una lágrima en tu mejilla
y luego otras, que se deslizan sin temor.
La despedida para mí no es tan sencilla,
mientras dudo si ansío ir hacia ese otro amor.

Parecen ser más hermosos tus negros ojos
y al limpiarte tus pupilas yo me embelezo.
Muy triste me sonríes con tus labios rojos,
y finalmente, te despides con un beso.

¿Aquellos deseos, no podrán ser antojos?
yo me pregunto expectante al verte alejar.
Y las lágrimas aparecen en mis ojos,
pensando si algún día te podré olvidar.















Finalista III Certamen Literario de Poesía Mesa de Ocaña.
Incluido en el libro: Señales que procuran mi amor.
Letras como Espada . España. Agosto 2017.


Tango de ayer

El tango de ayer es una emoción
cuando evoca las tardes de arrabal,
con un ciego fumando en el umbral
y casas con veredas al zanjón.

Lloran los fantasmas de la canción
con el rumor de un destino fatal,
su triste poema muestra cabal
venas con sangre de bandoneón.

Nos recuerda las cosas que pasaron
como esa serenata en la ventana,
que a los yuyos del fango perfumaron.

¿Es el tango la luna suburbana?
Su pena por los barrios que cambiaron,
siempre alumbrará una calle lejana.












Finalista I Certamen Literario de Sonetos Blas de Otero.
Incluido en el libro: Haukus y Sonetos XIII.
Letras como Espada. España. Agosto 2017.


lunes, 14 de agosto de 2017

Lluvia de verano

Ecos de truenos
la sombra de glicina
tiembla asustada.

Cae una gota
y al rozar en las flores
perfuma el aire.

Cuando diluvia
junto a las amapolas
zumba una abeja.

Bajo las chapas
las gotas del verano
suenan más bellas.

Amaina el agua
y entre los dos paraguas
se moja un beso.

La húmeda tarde
cuando cesa la lluvia
deja fragancias.











Mención Especial III Certamen de Haikus Matsuo Basho.
Incluido en el libro: Haikus y Sonetos XIII.
Letras como Espada. España. Agosto 2017.