jueves, 17 de agosto de 2017

Pereza de un viajero

En esa mañana lluviosa de primavera, mira hacia el techo de su dormitorio y al escuchar las gotas que repiquetean sobre las chapas, deja volar su imaginación, sin ganas de levantarse de la cama. Es un hombre joven y dinámico, pero en un día de lluvia como éste lo envuelve la pereza, y piensa seguir durmiendo para tomarse un descanso de su rutinario viajar como guía de turismo. Por las rendijas de la persiana de la ventana se cuela un hilito de claridad, que ilumina la mesa con los folletos que hoy tendría que entregar en la excursión al contingente turístico. 
Cuando gira la cabeza y mira hacia el reloj de la mesita de luz se sobresalta, porque son las ocho de la mañana y la combi ya tendría que haber partido. Ve que la alarma esta puesta a las seis y se alegra que no haya sonado para despertarlo con el sonido estridente de su campanilla, en un día lluvioso como éste. Entonces, con una sensación plena de felicidad, se deja llevar por la pereza y se echa boca abajo para seguir durmiendo.
Es allí, cuando repentinamente lo despierta la estrepitosa alarma del reloj. Son las seis de la mañana y rodeado del silencio, ve asomar por la ventana la claridad del amanecer con la incipiente luz del sol, presagiando un agradable día primaveral, mientras que su mente confundida, aún no llega a comprender si tuvo un soñar o un despertar verdaderos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalista II Concurso de cuentos breves. Viajes.

Incluido en el libro: Viaje de ida.

Tu Concurso Literario. España. Agosto 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario