miércoles, 25 de enero de 2017

Sueños que apagó la noche

Entre los bombos y pancartas ubicados tras unas duras y finas vallas de contención, era uno más de los participantes que en el acto de ese atardecer soñaban con la libertad de su pueblo. Estaba en la voz de cada reproche, en la pasión de cada reclamo y en el grito de cada protesta. De pronto, la policía militar al ver que algunos manifestantes intentaban violentar las vallas, decidieron avanzar esparciendo gases lacrimógenos. Luego, con armas en mano no dudaron en tirar a matar, reprimiendo con violencia asesina. Al ser perseguido, una bala perdida lo alcanza y corre y corre para escapar, hasta que exhausto y agonizante cae sobre los adoquines de granito en una calle abandonada y desierta.
Tirado en el suelo, ve brotar su sangre y comienza a sentir dolor. Observa como el sol se va poniendo en el cielo y se torna rojizo como su sangre. Le llama la atención la figura dibujadas por unas nubes blancas, que le parecen como si fueran manos extendidas pidiendo libertad. Mira el empedrado teñido de rojo, pero ya no siente dolor. Poco a poco, puede ver como el sol en el ocaso se va desvaneciendo tras un horizonte lejano e inalcanzable, como lo son ahora aquellos sueños de lograr que su pueblo viva en democracia. Ellos, igual que el sol, se van sumiendo entre esas sombras y van alejándose más y más, como si fueran hojas marchitas arrastradas por el azar del viento.
Cuando finalmente el sol cae en su agónico descenso, su tenue luz se va apagando lentamente. Entonces, la oscuridad gana la calle desolada y también a su vida sin esperanza, que aún respirando y aún palpitando, se va extinguiendo entre las sombras. Y es ya en la noche cuando finalmente su alma emerge hacia el cielo, mientras su cuerpo queda tendido sobre los adoquines de granito, empapados de sangre y silencio.
Pero esos sueños que se apagaron en la noche tienen un futuro y aguardan por un nuevo mañana. Y en esa trama de lucha y tiempo, surgirá otra vez la aurora y bajo la luz del sol naciente, habrán nuevos soñadores luchando contra esos dictadores que balean y desangran. Y esos gritos serán aún más enfervorizados y los perseguirán como lanzas, sacando chispas de gloria de aquellos adoquines de granito, que unos sueños de libertad tiñeron de sangre en aquel trágico anochecer.



Seleccionado Concurso Literario relatos cortos. Sueños.
Incluido en el libro antología Sueños.
Asociación Letras con Arte. España. Enero 2017.



viernes, 13 de enero de 2017

Mi Buenos Aires de ayer

El ritmo tanguero fue mi emoción
en aquel Buenos Aires de esplendor,
y recordar la época de mi flor
me hace latir con fuerza el corazón.

Cuando oigo llorar al bandoneón
añoro el bodegón con el cantor,
y esas calles teñidas de color
entre yuyos y el fango del zanjón.

El tiempo ya ha borrado ese portón,
pero aún mis ojos detrás de un velo
ven los carros entrar al corralón.

Pero si hoy elevo la vista al cielo
y una piba se asoma en el balcón,
sueño una serenata y me consuelo. 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalista VII Concurso de Sonetos.

Incluido en el libro: Así te lo cuento. 

Concursos Literarios en Español.

España. Enero 2017. 

miércoles, 11 de enero de 2017

El monstruo del Riachuelo

En el Riachuelo de Buenos Aires
la percepción de la muerte estruja el alma,
allí el agua se recluye en una eterna niebla gris
herida en un holocausto de horas sin peces.

En esas aguas que bajan mansas, 
se vierten desagües fabriles y pozos ciegos,
que emanando infectas un tufo pestilente
discurren en un oráculo de burbujas letales.

Inmersos en el estertor opacado de sus riberas
que cubren basurales y fétidos camalotes,
han visto en las noches de luna llena
emerger a un monstruo de su lecho putrefacto.

Cuando divisa alguna víctima inocente
se lleva su alma emitiendo un aullido feroz,
como un escuadrón de piratas fantasmales
realizando enardecidos el abordaje.

Dicen que ese monstruo del Riachuelo
es uno de los hijos del demonio,
que aparece en las noches de plenilunio
en esas aguas purulentas y sin olas.








I Concurso Literario de Poesía Fantástica.

Incluido en el libro Embrujo.

Tu Concurso Literario. España. Enero 2017.

martes, 10 de enero de 2017

Dios creó el vino

No es pecado tomar vino en la vida
porque hasta el cura lo convida.
En la boca el sabor de la uva se desliza
a veces con pausa  y a veces de prisa.
Y pone el rostro más o menos risueño
según la cantidad que tome el dueño.
Cuando el ser supremo creó el vino
la felicidad en este mundo sobrevino. 
¡Demos gracias al todopoderoso 
por un regalo tan hermoso!



 


I Concurso de Micropoemas de humor. 
Incluido en el libro Humor en el muro.
Muro del Escritor. España. Enero 2017.

Mundo Yermo

La flor y el árbol
bajo el sol apagado
están sufriendo.

La flor ajada
no atrae mariposas
con su perfume.

La flor marchita
no posee colores
que la hacen bella.

El árbol seco
no cobija a las aves
con sus cantares.

El árbol mustio
carece de una savia
que lo consuele.

Contaminando
el daño del ambiente
provoca el hombre.












Finalista II Certamen Poesías Haikus. Maasaoka Shiki.
Incluido en el libro Haikus y Sonetos VI
Letras como Espada. España. Enero 2017.

lunes, 9 de enero de 2017

El amor de la nieve y el volcán

Ella era una nieve fría e inmaculada que caía mansamente del cielo y él un volcán apagado. Pero aquella noche en la cama de un hotel, se desató un temporal de nieve y el volcán entró en una ardiente erupción. Y emitiendo salvajes gemidos se desató un desenfrenado amor pasional entre la nieve y el volcán. A la mañana siguiente, la encargada de la limpieza encontró sobre las sábanas revueltas, algunas manchas blancas de la lava del volcán y restos de humedad de aquella nieve ya derretida.












Finalista II Certamen de Microrrelatos.
Tema: Al calor de la risa.
Incluido en el libro La fuente de los deseos.
Letras como Espada. España. Enero 2017.

Ansiedades truncas

Iba caminando por la arena
de una playa blanca y hermosa,
y de las olas emergió una sirena
que me sonrió muy primorosa.

Era un ser que me gustaba
con un busto de locura,
pero para nada me excitaba
ese pez bajo la cintura.

En el amanecer del nuevo día
del sueño desperté ansioso
y quise buscar una compañía
volviendo a la playa presuroso.

Y transitando la blanca arena
surgió entre el cielo y el mar,
una bella y agraciada morena
que alegre me sonrió al pasar.

Era un ser que me gustaba
con un busto de locura,
pero para nada me excitaba
ese bulto bajo la cintura.













Finalista II Certamen literario de Poesía.
Tema: Al calor de la risa.
Incluido en el libro La fuente de los deseos.
Letras como Espada. España. Enero 2017.

Crisis del monitor en blanco

Todo empezó aquella noche de verano cuando un escritor solitario y taciturno, se quedó escribiendo un cuento en el mostrador del local del Centro Comercial donde trabajaba, aprovechando la disponibilidad de su computadora y rodeado de paz y silencio. Había participado en numerosos concursos literarios sin éxito alguno, y sumado a un desengaño amoroso que había tenido en esos días, se encontraba en un estado de completa depresión.
Justamente esa noche vencía la fecha límite de admisión establecida para un nuevo certamen, cuyo tema estaba relacionado con personas afectadas por algún tipo de crisis. Entonces pensó en su propia vida y tuvo la idea brillante de describir su historia, contando sus crisis literarias y sentimentales que estaba sufriendo en esos momentos, pero por más que su mente se esforzara, no hallaba la forma adecuada como para poder conformar el relato.
El tiempo transcurría y sólo había escrito diecinueve palabras, sin poder concebir nada más. Al fin, cuando venció la hora fijada para la entrega, estaba completamente exasperado y en un estado tal de depresión, que fuera de sí tomó el  revólver que estaba en un cajón del mostrador, apuntó hacia su sien y efectuó el disparo que estremeció a todo el Centro Comercial.
Cuando entró presurosamente la policía al local, quedó desconcertada al encontrar sobre el mostrador y junto a su cuerpo sin vida, las siguientes palabras póstumas escritas en el monitor de su computadora: "Había una vez un escritor, que sufría de crisis depresivas  y se encontraba frente a un monitor en blanco...”




Seleccionado I Concurso de Microrrelatos.
Ayuntamiento de Teulada Moraira
Publicado en Revista de la Primera Edición del Concurso.
España. Enero 2017.