viernes, 17 de febrero de 2017

Recodo del Riachuelo

El investigador estaba en esa tarde de invierno observando un recodo contaminado del Riachuelo de Buenos Aires, donde el sol sólo se aquietaba bajo unos pocos arbustos solitarios, mientras en un costado dormían tranquilos junto a unos desechos apoyados sobre unos sucios follajes, unos ranchos desvencijados de muchas personas que vivían en la indigencia. Seguramente ese paisaje varios siglos atrás habría sido de un color verde acogedor, pero el devenir del tiempo lo había transformado en un espacio muy desagradable.
Fue precisamente por ese Riachuelo cercano a la Boca donde las proas españolas vinieron navegando a los tumbos entre los camalotes, como decía Borges en su bella poesía sobre la fundación mística de Buenos Aires. Los estudios que estaba realizando para la Facultad, le indicaban que habrían desembarcado justamente en ese recodo, que estaba habitado en aquel entonces por los seres originarios de esas tierras.
Parado allí, el investigador pensaba sonriendo que seguramente hoy no se hubiera producido aquella primera fundación de Buenos Aires en ese lugar, porque nadie desearía desembarcar con ese terrible estado de indigencia, suciedad y contaminación ambiental en que se encontraba.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalista I Concurso de cuento breve.

Incluido en el libro: El color del invierno.

Tu concurso literario. España. Febrero 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario