martes, 10 de julio de 2018

Polvo del pasado

Cuando el anciano entró en el desván para limpiarlo, tardó un tiempo para adaptar la vista de ese lugar obscuro y polvoriento, que olía a humedad.
Habían fotos, libros, un viejo televisor, una heladera, una máquina de escribir, una radio a válvulas, un violín, un recipiente con ropa y muchas cosas más, que le produjeron una profunda melancolía.
Entonces, pensó que no tenía sentido limpiar todos esos recuerdos, porque tarde o temprano, volverían a estar cubiertos  por el eterno polvo del pasado.











Finalista III Concurso de Microrrelatos: Limpiando el desván.
Incluido en el libro: Ante el espejo.
El Muro del Escritor. España, Julio 2018.

No hay comentarios:

Publicar un comentario