lunes, 18 de junio de 2018

El paraíso de las flores

Había una vez un paraíso de ensueño, mágico y maravilloso, donde crecían miles de flores. En los jardines había un florido vergel con claveles, rosas y azucenas, de belleza sin par. Y en esa policromía, aleteaban las mariposas, mientras hermosos pájaros brindaban su trinar. Entre esas bellezas naturales, vivía un pequeño principito en un diminuto castillo. Sin embargo, éste se encontraba muy triste porque al no tener tenía ninguna compañía, sufría de soledad. 
Una noche despejada, paseando por los jardines, el principito vio en el cielo los destellos brillantes de la varita mágica de un hada buena que se abrían y cerraban, se agrandaban y achicaban, saltaban y se sumergían, danzando entre las estrellas. 
La soledad es una pena muy grande y de nada vale vivir en un paraíso rodeado de flores, si no hay nadie con quien compartirlas, le dijo en voz alta mirando hacia el cielo.
Luego de unos instantes las luces del hada desaparecieron del cielo y después de esperar un momento divisó que entre las hierbas y las flores se producían unos pequeños movimientos.
Se acercó curioso, dudando si realmente el hada lo ayudaría en su pedido, pero quedó gratamente sorprendido cuando vio que surgía caminando de allí una pequeña y linda princesita. Ella lo saludó sonriente, mientras sostenía una hermosa flor en su mano.
Y ahora, con mucho amor viven juntos y muy felices, en aquel lejano paraíso de las flores, rodeado de pájaros y mariposas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalista II Concurso de cuento breve Una flor para ti.

Incluido en el libro: El árbol de la llama.

Tu Concurso Literario. España. Junio 2018.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario