martes, 8 de mayo de 2018

Celos

Esta mañana cuando yo le hablaba
en su rostro y sus acciones veía,
que mi explicación no la convencía
de ese encuentro que yo le revelaba.

Convencerla con palabras buscaba
y aunque jurara que no le mentía,
entre el llanto que su dolor vertía
mi corazón de pena palpitaba.

Entonces le supliqué que dejara
de atormentarme con celos tiranos,
y nunca más de mi amor desconfiara.

Con sombras necias con indicios vanos
su celar hacía que me angustiara,
y a mi alma la tenía entre sus manos.












Finalista I Certamen de Sonetos Sor Juana Inés de la Cruz.
Incluido en el libro: Haikus y Sonetos XXII.
Letras como Espada  España. Mayo 2018.

No hay comentarios:

Publicar un comentario