miércoles, 10 de enero de 2018

Pluma ardiente

Un día mi hijo me dijo que quería dedicar su vida al periodismo, para defender los valores de aquellos que luchaban por las instituciones del país, soportando agresiones e insinuaciones de corrupción y que el quería ser una pluma ardiente que contara al mundo la verdad. Muy sorprendido, le contesté que realmente no veía futuro en esa elección, dado que ya había miles de periodistas políticos sustentando esos ideales. Allí fue cuando mi hijo me aclaró que quería ser cronista deportivo.











Finalista III Certamen de Microrrelatos: Al calor de la risa.
Incluido en el libro:Atrapados en la risa.
Letras como Espada. España. Enero 2018.

No hay comentarios:

Publicar un comentario