miércoles, 13 de diciembre de 2017

Te eché de menos

De pronto apareció ante mí un hombre esbelto, alto, flaco y apasionado. Me alzó en sus manos, abrió la puerta de mi encierro y con una mirada sensual, me fue liberando lenta y delicadamente. Cerró los ojos, y luego de percibir su respiración agitada, con su cálida boca fue complaciendo su lengua voluptuosa, sobre mi cuerpo desnudo. Finalmente, escuché en medio de aquel delirio, que me decía con su voz excitada.
― Había echado de menos, el aroma y sabor de tu vino, querida uva cabernet.











Finalista I Concurso de Micronarrativas: Te echo de menos.
Incluido en el libro: Mil vidas.
Concursos Literarios en Español. España. Diciembre 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario