martes, 10 de octubre de 2017

Una copa de cristal

En la mañana un altercado
se hace encarnizado y bravío,
y ella se marcha con rencores
que la acompañan del pasado.
 
Él bebe en copa de cristal
en esa tarde silenciosa,
mas la noche refleja un brillo
y el ruido de vidrio astillado.

Y en un repentino arrebato
lleno de dolor y amargura,
ese reflejo es como un rayo
en aquel domingo sombrío.

Cuando el lunes ella retorna
arrepentida de haberse ido,
en ese ambiente triste y frío
todo de sangre está teñido.

El se ha cercenado las venas
ebrio de soledad y olvido,
y su mano aferra un cristal
de la copa en la que ha bebido.











Finalista III Certamen de poesía Melgar.
Incluido en el libro: Mares de papel.
Letras como Espada. España. Octubre 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario