martes, 12 de septiembre de 2017

Escape a tiempo

Siempre la observaba desde la vereda, porque ella me gustaba mucho. Era muy hermosa y vivía con su familia en una lujosa casa residencial. En varias oportunidades logré intimar con ella a través de la reja del jardín, hasta que un día tomé la decisión de desaparecer de allí para siempre. Fue en el preciso instante que escuché decir a la dueña de casa, que si la perrita entraba en celo tendrían que castrar a ese perro vagabundo que la acosaba.














Finalista III Certamen de Microrrelatos Reloj de sol.
Incluido en el libro Paraíso.
Letras como Espada. España. Septiembre 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario