martes, 5 de septiembre de 2017

Contemplando la muerte

En el atardecer de ese invierno envuelto en un aire puro y fresco, estaba asomado con las manos aferradas a la baranda en lo alto del puente. En tanto, desde allá abajo escuchaba el murmullo que provocaba el desplazamiento de las aguas transparentes y heladas del arroyo. Se encontraba en un estado de completa depresión y su mente desvariaba, pensando en suicidarse.
No había ni un alma en los alrededores y envuelto en ese delirio que lo aquejaba  se asomó por la baranda, y cuando cerró los ojos ya decidido a arrojarse, sintió en su mente atormentada una extraña sensación de desvanecimiento. Y cuando abrió los ojos, surgió como de la nada un individuo vestido igual que él, que le llamó poderosamente la atención. Se acercó con un deambular fantasmal signado por el silencio, se paró a su lado, y se apoyó sobre la baranda mirando con insistencia hacia abajo. 
En medio de su sorpresa, trató disimuladamente de reconocer quien era, pero aún no había terminado de volverse, cuando vio que el hombre se precipitaba al vacío. Al asomarse por la baranda, observó que su cuerpo destrozado estaba mirándolo apaciblemente desde las aguas del arroyo, pero al distinguir su rostro, quedó paralizado. Entonces, pensando que su vista le había jugado una mala pasada trató de mirar con más detenimiento, pero era imposible dudar, porque la imagen era la de su propio cuerpo.
Envuelto en ese misterio, se incrementó aún más el trastorno y la excitación en que se hallaban poseídos sus sentidos, invadiéndolo esa sensación particular y ominosa producida por el miedo a lo desconocido. Cerró los ojos tratando de comprender las situaciones y las extrañas circunstancias relacionadas de todo aquello.
Fue allí, que de pronto despertó con su mente angustiada de aquel desvanecimiento, y como si fuera una pesadilla siniestra, al abrir nuevamente los ojos comenzó a percibir claramente a su lado el murmullo de las aguas del arroyo. Y luego, entre esas rumorosas aguas transparentes y heladas, fue sintiendo como se iba enfriando lentamente la sangre de su cuerpo destrozado.











Seleccionado Concurso literario cuento breve.
Incluido en el libro: Historias de suspense o terror.
Asociación Letras con Arte. España. Septiembre 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario