viernes, 17 de febrero de 2017

La perseverancia perforó una roca

Una roca se me interponía ante ella para alcanzar su amor, pero en esa roca yo planté un rosal y como era poca la tierra, lo regué con mucha constancia. Esperé con paciencia y por cada rosa que nacía y que su boca rechazaba, yo esperaba que en mi rosal surgiera otra rosa más bella. Y así, con muchas esperanzas seguí adelante cuidando a ese rosal con perseverancia y cariño. Hasta que un día nació en el rosal una rosa tan hermosa, que su fragancia perforó la roca y por fin pude alcanzar su amor.













Finalista II Concurso de Micronarrativa.
Incluido en el libro: Mirando hacia delante.
Concursos Literarios en español.
España. Febrero 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada