viernes, 18 de noviembre de 2016

Vieja Estación

Los rieles con balastos y durmientes
son una estela de hierro inacabable.
La vieja estación aguarda inmutable
que aparezcan esos monstruos rugientes.

La gente va a destinos diferentes 
con un partir taciturno e inestable,
y como siempre en día laborable
al costado hay algunos indigentes.

Como los trenes vienen atrasados
unos se van a sentar con sus años,
y otros inquietos, aguardan parados.

Al fondo del andén están los baños
donde hacen versos los inadaptados,
entre el olor de desagües de caños.



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalista V Concurso de Sonetos.


Incluido en el libro Letras de otoño.


Concursos Lirterarios en Español.


España. Noviembre 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario