miércoles, 15 de junio de 2016

Musas de primavera

Ese ocaso de primavera en el parque, inspiraban al poeta el verdor de las plantas, el gorjeo de los pájaros y el aroma de las flores, mientras el sol iba cayendo lentamente en el horizonte bajo el fulgor de un majestuoso manto rojizo. Pero cuando el último rayo se fue apagando, la oscuridad ganó a su alma y también a ese mundo de poesía, el que poco a poco se fue extinguiendo entre las sombras.

 


 

 

 

 

 

 

 

Selecccionado III Concurso de microrrelatos.

Incluido en el libro La primavera la sangre altera III.

Diversidad Literaria. España. Junio 2016.


 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario