viernes, 13 de mayo de 2016

Mendrugos de amor

No se sabe que destino llevó al linyera al último peldaño de su voluntad. Tal vez destruidas sus quimeras buscó venganza en esa cruel libertad. Es libre en un mundo de la nada y vive porque vive y si muere a nadie le importa si ha de morir. Roto su pasado y ya sin porvenir, su vida es más fría que la estepa helada y sin ansías ni esperas, no le importa el hambre, ni tampoco la sed.
Marcha por el camino harapiento y silencioso. Sus esperanzas son seguir vagando, si cabe esperanza en vivir sin convicción. No teniendo nada, busca fumar pitillos tirados o sorber alguna botella de tintillo olvidado, como para lograr un poco de solaz. Pero mientras su alma vaga vacía, sin siquiera  darse cuenta, siempre está buscando algún mendrugo de amor.
Otros en este mundo también son linyeras, con harapos en el alma y vacíos de humildad. Los lujos y dinero son sólo sus anhelos y para ellos no tiene valor lo que no es material. Teniéndolo todo, buscan poder y riqueza con tenaz ambición, pero mientras sus almas vagan cubiertas de lodo, sin siquiera darse cuenta, también ellos siempre están buscando algún mendrugo de amor.



 

Finalista. II Concurso Letras con Arte de Microrrelatos.

Tema Sentimientos. Asociación Letras con Arte. 

Incluido en el libro Antología Sentimientos.

España. Mayo 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario